La institución consigue cerrar el período enero-septiembre con uno
de los cuatro mejores resultados de su historia
Los movimientos de carga y descarga registrados en las dársenas de la entidad durante el presente ejercicio se sitúan un 10,6 % por encima de la media de los últimos tres lustros
Los graneles sólidos lideran la actividad en los puertos de Ferrol y San Cibrao, con un cuota de mercado próxima al 79 %

Ferrol, 9 de octubre de 2018
La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao encara el último trimestre de 2018 con la expectativa de superar holgadamente este año los 12 millones de toneladas de mercancías movidas en sus instalaciones. Si se confirma este pronóstico, la entidad habrá cumplido los objetivos señalados en su programación estratégica. Consecuentemente, se consolidará entre las cuatro primeras autoridades portuarias de la fachada noratlántica-cantábrica, junto a las de Bilbao, Gijón y A Coruña.
Esta proyección se basa en un análisis del mercado a corto plazo y también de lo ocurrido en las dársenas de Ferrol y San Cibrao a lo largo de los tres primeros trimestres del presente ejercicio. Según datos todavía provisionales, las empresas que operan en dichos muelles movieron en ese período de tiempo 9.930.320 toneladas de mercancías. A estas alturas del año nunca en la historia de la institución se había alcanzado tal cifra, con las únicas excepciones de 2012 (10.412.923), 2017 (10.228.387) y 2008 (9.939.697).

Respecto a lo sucedido en el intervalo de enero a septiembre del año pasado, estos guarismos suponen un descenso de actividad del 2,9 %, mientras que en comparación con lo acaecido en la media de los últimos tres lustros representan un avance de 10,6 puntos porcentuales, como queda reflejado en el gráfico que ilustra esta información.
La entidad ha llegado a estos inicios de octubre en una buena posición a pesar de haber visto lastrado su balance por números claramente negativos en enero, febrero y septiembre. En la cara de la moneda, en abril logró un histórico progreso del 40,8 %; en junio, uno del 23,9 %; y en julio, otro del 35,7 %. En marzo, mayo y agosto, entretanto, se produjeron fluctuaciones mucho más suaves, de un solo dígito, de entre el – 7,7 % y el + 9,9 %.
Con una cuota de mercado próxima al 79 %, es el segmento de los graneles sólidos el que está tirando de la economía portuaria actualmente: en los nueve primeros meses de 2018 se estibaron y desestibaron 7.836.217,76 toneladas de mercancías de este tipo, prácticamente las mismas que en iguales fechas de 2017.
En el apartado de la mercancía general tampoco se produjeron grandes cambios, con 580.776,19 toneladas contabilizadas. Sí hubo un descenso acusado de actividad en el campo de los graneles líquidos, donde las toneladas registradas bajaron de 1.721.701,01 a 1.487.168,78. En el resto de tráficos (interior, avituallamientos, transbordos…), el avance fue desde las 17.921,8 del año anterior hasta las 26.157,27 de este.

El ránking desagregado de mercancías pasadas por los muelles de Ferrol y San Cibrao entre enero y septiembre refleja la fuerte componente de puertos energéticos que tienen dichas dársenas. Esa clasificación la lidera el carbón, con 3.446.280,45 toneladas computadas, seguido de la bauxita, con 3.051.591,91, y la alúmina, con 904.539,12. Completan el top 10 el gas natural licuado (528.306,85), el fueloil (325.211,71), la chatarra (213.791,82), la madera (181.074,79), el biodiésel (174.705,96), los aceites (169,073,54) y el acero (124.421,32).
En términos relativos, no obstante, el mejor de los comportamientos se detecta en otro mercado: el de los contenedores, con un avance de 1.436 puntos porcentuales entre los tres primeros trimestres de 2017 y de 2018. Producto de la apertura en el puerto exterior de Ferrol de una nueva línea regular de la naviera MacAndrews, las toneladas cargadas y descargas dentro de esta clase de elementos progresaron desde las 1.526,46 hasta las 23.456,78.